Historia y Tradiciones

Estas tierras no han sido protagonistas de grandes acontecimientos, ni han  sido cuna de reyes o nobles. Históricamente "El Rebollar" ha sido un territorio aislado y olvidado. Esto ha propiciado la existencia de múltiples singularidades como "el habla", algunas tradiciones y hasta el paisaje. No existen muchos datos objetivos, pero la ocupación de la comarca se remonta a la época prerromana. Cabe destacar el asentamiento de Irueña en Fuenteguinaldo, asociado a la 2ª Edad del Hierro pero con indicios de romanización, y el hallazgo de un verraco de granito en la construcción de la carretera entre Peñaparda y El Payo que fue destruido y convertido en grava.

Después del pueblo Celta de los Vettones, los Romanos conquistan estas tierras entorno al siglo I a.c. y dejan  vestigios de su civilización como la calzada romana hasta Gata, el puente del Villar, etc. Posteriormente las tierras de Vettonia son conquistadas por los Suevos y entorno al siglo VIII ( 711) comienza la invasión musulmana. Pudo ser una época de cierto auge económico en la zona: las montañas son un buen refugio para los soldados y se habla de un asentamiento en el Pozo de los Moros (que no era pozo sino  aljibe). Así mismo se dice que Almanzor pasó por la Sierra de Gata en su incursión a Santiago de Compostela.
Durante la Edad Media el Rebollar es zona de paso de multitud de ejércitos .Los reyes de León ceden Villasrubias y Navasfrías a las órdenes militares de Santiago y Alcántara: esta sería una de las primeras citas de Villasrubias en un documento histórico.


Villasrubias fue despoblado en las guerras con Portugal y repoblado por Fray Nuño de Cabrera, Comendador de la Baylía de Trebejo. Se levantó una torre para la defensa del pueblo y se puso una horca. Este hecho provocó grandes tensiones con Ciudad Rodrigo que no podía permitir una horca en ningún lugar de su jurisdicción sin su mandato.
En el Siglo XVIII Villasrubias aparece como "villa o lugar propio de temporalidades" y en la Guerra de la Independencia algo tendríamos que ver con el cuartel que Wellington tenía en Fuenteguinaldo.


Ya en el siglo XX, la guerra civil y la posterior dictadura aislaron aún más todo el Rebollar. En los años 50 comenzó la emigración a otros países europeos, fundamentalmente a Francia, lo que provocó la drástica disminución de población que se acentúa hoy en día ante la falta de expectativas laborales atractivas para los jóvenes.

El habla

Debido al aislamiento histórico ya comentado, fue evolucionando un lenguaje típico en la zona, con peculiaridades en cada pueblo. Técnicamente es un subdialecto con múltiples influencias reflejadas en leonesismos, arcaísmos, vulgarismos y lusismos. Esta forma de hablar ha sido objeto de varios estudios y publicaciones entre los que destaca el libro de A. Iglesias Ovejero, "El habla de El Rebollar"

Tradiciones

En Carnavales los quintos van al "Serradero" y matan el gallo que han ido criando durante el año. Antiguamente la "vaca galana" y los "jorramachis", (una especie de pasacalles de disfraces) animaban la fiesta haciendo bromas a la gente.
El 26 de agosto se celebran las fiestas patronales en honor a San Ceferino (Santo Ferino). La víspera, los quintos del pueblo van al monte y cortan el pino más alto que luego colocarán en la plaza. Las fiestas duran tres o cuatro días con encierros, capeas y verbenas.
El "zápiti" es un juego de cartas con mucha afición en todos los
bares.

@